Mundiales

Entrevista de Juan Guaidó con la BBC: “Ninguno de los organismos de seguridad que el gobierno controla se ha atrevido a apresarme”

El pasado 23 de enero, el joven presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela invocó el artículo 233 de la Constitución y se proclamó “presidente encargado” de la nación sudamericana.

Y desde entonces Guaidó no ha dejado de retar la autoridad del sucesor de Hugo Chávez, a quien responsabiliza por la profunda crisis política y económica que envuelve al país.

Maduro lo considera un “golpista” y un “títere de Estados Unidos”.

A inicios de esta semana, la fiscalía venezolana anunció el inicio de una investigación contra Guaidó por su presunta “responsabilidad” en el apagón que tiene semiparalizada a Venezuela desde el 7 de marzo.

Eso, sin embargo, no parece arredrar a Guaidó, quien en esta entrevista con la BBC se refirió a estas acusaciones y a la posibilidad de que lo lleven a la cárcel, además de temas como la posibilidad de una intervención militar y sus planes para tratar de sacar a Maduro del poder.

El gobierno ha abierto una investigación en su contra por sabotaje contra el sistema eléctrico del país. ¿Estuvo usted o alguno de sus simpatizantes involucrados en este apagón?

Mira, lamentablemente la crisis eléctrica en Venezuela tiene una década. Hugo Chávez decretó emergencia eléctrica en el 2009 producto de lo que ellos denominaron una crisis producto de la naturaleza. En ese momento fue El Niño. Invirtieron US$100.000 millones a la fecha en el sistema eléctrico venezolano. En el 2013 militarizaron el sistema eléctrico. Y en ese momento culparon a una iguana de haberse comido un cable que produjo, según la versión oficial, un apagón.

En el 2017 el Parlamento nacional investigó estos US$100.000 millones invertidos en el sistema eléctrico y determinó que había habido un robo por encima de US$80.000 (millones), que más de 14 termoeléctricas estaban sin funcionamiento, que el sistema de transmisión y el sistema de distribución eléctrica estaban sin mantenimiento.

Y hoy, lamentablemente, sufrimos las consecuencias: las consecuencias de la falta de mantenimiento, el robo de la inversión. Y achacan esto a un sabotaje cibereléctrico, ciberelectrónico, han cambiado la versión dos veces, y la prueba (en mi contra) es un tuit.

Si no fuera trágica la situación que vive Venezuela, si no fuera lamentable, si no fuera que viene a agravar la compleja crisis humanitaria que vive el país, diera risa. Pero no puede dar risa cuando mueren niños, cuando tenemos seis días sin poder trabajar ningún sector en Venezuela, cómo impacta en la vida diaria, cómo impacta en la economía.

Lamentablemente hay una muy grave irresponsabilidad del régimen que a esta hora todavía no tiene un parte técnico de cuál fue la falla o el origen del apagón. Y culpan, con base a un tuit, a mi persona.

Pero debe admitir que hay una extraña coincidencia temporal, bastante sospechosa: usted regresa de una gira regional y de pronto se va la luz, días después de su regreso. Y, por supuesto, Estados Unidos ha hecho cosas así en el pasado: en Guatemala, en el Chile de Allende, en Cuba, en Panamá. ¿Está Washington detrás de esto?

Eso sería reducir un conflicto a algo que no existe. De nuevo: diez años, US$100.000 millones, hubo un incendio en una subestación, que ahí están además las pruebas, es analógico… De nuevo, si no fuera trágico, daría risa: es analógico el sistema que utiliza (la represa de) El Guri, al cual le atribuyen este elemento. Entonces no hay forma de que sufra un ataque.

Paralelo a esto, plantas o generadores eléctricos mucho más modernos, como por ejemplo Tres Gargantas en China, no están conectados a internet precisamente para evitar esto. Es decir, hay un protocolo para esto.

Culpar a un tercero seis días después -no hay parte técnico, no hay una respuesta- simplemente es exculparse, cuando [se han robado] US$100.000 millones. ¡Desde el 2017 estamos denunciando esto! Lo extraño es que dos años después no se han dado cuenta que a la empresa que se encargaba de darle mantenimiento a las líneas eléctrica, que es una empresa española, le dejaron de pagar y se fue.

¿Qué debería de pasar en un país normal que se va la luz así? Bueno, tienen que declarar emergencia, tienen que atender la crisis, tienen que proveer de alimentos, proveer de agua, proveer de plantas alternativas, a los hospitales principalmente, para proteger la vida de los venezolanos.

Nada de eso pasó, porque todo ese dinero en termoeléctricas, que protegían por lo menos a la ciudad capital cuando se fuera la luz, no funcionó.

No sé los casos anteriores a los que hacen referencia en Latinoamérica, lo que sí sé es que en Venezuela durante diez años se robaron US$100.000 millones del sistema eléctrico, demostrado por el Parlamento nacional en el informe aprobado en 2017. Tiene voto de censura el ministro de Electricidad y todavía hoy hay fallas eléctricas en Venezuela.

Dicho esto, Washington tiene como objetivo claro la salida de Nicolás Maduro del poder, ese es el objetivo, y lo están apoyando a usted en ese esfuerzo. Y nada los va a detener en su esfuerzo por conseguirlo.

De nuevo: estás reduciendo esto a un conflicto con Estados Unidos que no es el caso de Venezuela. Nosotros tenemos años construyendo mayoría, años movilizándonos, ganando elecciones. Por eso yo soy el presidente del Parlamento y constitucionalmente me corresponde la presidencia encargada de Venezuela según el Artículo 233, al no haber elecciones.

En Inglaterra, España, Francia, Colombia, Brasil, Ecuador, Japón, Corea del Sur, Australia, Marruecos, Israel y otros 60 países del mundo me reconocen como tal porque no hubo elección en Venezuela en el 2018. Entonces, de nuevo: los que estamos detrás de cambiar Venezuela somos los venezolanos.

¿Le está causando problemas de legitimidad su relación con la administración Trump? Usted tiene el apoyo de gente como Elliot Abrams, Marco Rubio¿Qué dice eso de sus intentos por convertirse en presidente?

No es un intento. Yo soy presidente encargado de Venezuela porque así lo dice la Constitución. Y el principal respaldo que tengo es el de la gente en Venezuela…

Pero todavía no completamente. Usted seguramente reconocerá que no lo han votado como presidente…

Te explico de nuevo: yo soy el presidente del Parlamento y el Artículo 233 de nuestra Constitución dice que ante una ausencia absoluta [del presidente de la República], al no haber habido elección en 2018 en Venezuela, el presidente del Parlamento debe asumir la presidencia encargada de la República para poder generar una elección realmente libre.

Mientras tanto, Nicolás Maduro usurpa funciones, ejerce como dictador en Venezuela. Y el principal respaldo que tengo yo es el de la gente. Los estudios de opinión, y seguramente los has visto, dicen que el 90% de la gente me respalda y rechaza a Maduro. Entonces, lo que estamos pidiendo es muy sencillo: una elección realmente libre en Venezuela.

Nicolás MaduroDerechos de autor de la imagenEPA
Image captionPara Guaidó, Maduro es un usurpador.

Usted utiliza el término usurpar, los llama usurpadores. Pero ellos dicen exactamente lo mismo de usted, que usted reclama la presidencia, que se autoproclamó presidente. Y si quiere poner de su lado a los simpatizantes de Maduro eso es un problema, le causa un problema de legitimidad, ¿no?

El único problema de legitimidad que veo ahí es que no hubo una elección en 2018 en Venezuela. Se venció el período de Maduro el 10 de enero de 2019 y al presidente del Parlamento es que le corresponde entonces asumir la presidencia encargada para convocar a una elección libre.

Nuestra exigencia, desde el 2017, es que se produzca una elección realmente libre en Venezuela, Y por eso hemos llamado al cese de la usurpación, a reinstitucionalizar el país, a un Consejo Nacional Electoral que pueda tener las condiciones mínimas de garantías para elegir y ser elegido, con una auditoría previa y posterior, para poder tener una elección realmente libre. Y esa es la única exigencia.

Cuando se habla de problemas de legitimidad eso es llevarlo al plano que no es, porque nuestra Constitución es muy clara. El respaldo de la gente, la movilización popular, el respaldo de más de 60 países del mundo… Y no [hablamos solo de] Estados Unidos. De nuevo, vamos a la vecindad: Colombia, Brasil, Paraguay, Perú, Chile… Todos los países de Suramérica, excepto uno. Y lo mismo Europa, se repite lo mismo: 26 de 28. En Oceanía, en África, Marruecos.

Y sigue creciendo el apoyo en conocimiento de la Constitución y la lucha venezolana.

Juan Guaidó

¿Está realmente considerando pedir una intervención militar, una intervención extranjera? ¿Es algo que planea hacer?

Lo que estamos planeando en Venezuela es que cese la usurpación para que cese el hambre de nuestra gente. El venezolano hoy vive con US$5,45 al mes, para el 80% de la población ese es el salario promedio. Es decir no vive, sobrevive. No hay acceso a agua potable, no hay acceso a electricidad, y no solamente por el apagón reciente sino por el racionamiento que hay de luz eléctrica en el 60% de los estados del país.

Pasamos de una producción petrolera de tres millones [de barriles] a un millón, luego de haber invertido US$300.000 millones en la industria petrolera…

AFP
Lo que estamos planeando en Venezuela es que cese la usurpación para que cese el hambre de nuestra gente”.
Juan Guaidó

Es tan grave la situación que ellos endeudaron a la nación, por lo cual está preso hoy el tesorero de la nación, quien se declaró culpable por haber recibido US$1.200 millones en sobornos. Te voy a repetir la cifra: US$1.200 millones en sobornos, 15% más de lo que entregó Odebrecht en 12 países de la región. Un funcionario público. Por endeudar a la nación, por emitir bonos, deuda pública, para supuestamente invertir en la industria petrolera, recibió US$1.200 millones. Y esa industria la quebraron.

Entonces el problema que tenemos hoy en Venezuela es el hambre, es la falta de medicamentos, es la usurpación de funciones, y nosotros responsablemente estamos evaluando, primero, lo que tenga menor costo social, que genere estabilidad, que genere gobernabilidad, para reinstitucionalizar el país y tener una elección realmente libre.

Nosotros hemos visto los problemas en Venezuela durante los últimos días: la falta de electricidad, de agua. ¿Pero cómo ayudaría a solucionarlos una intervención militar? ¿No cree que empeoraría las cosas, que sería como echarle gasolina al fuego?

De nuevo, nuestra mejor opción para sustituir una dictadura es una transición democrática que lleve a una elección realmente libre. El que pone la opción de una guerra, el que pone la opción de utilizar paramilitares armados para proteger, como lo dijo hace dos días haciendo públicamente una apología al odio, al delito, llamando a colectivos, es decir a paramilitares urbanos armados, a defender activamente la revolución, es Maduro.

Close